Minimizan derrumbe de aula

En marzo se vino abajo parte del techo de la escuela Defensores del Chaco de San Bernardino. Este jueves se vinieron abajo más partes de la estructura. Desde el Ministerio de Educación y Cultura (MEC) niegan que el derrumbe haya sido hoy.

 

El aula destinada para los niños con discapacidad fue clausurada en marzo pasado debido a varias fisuras y desprendimiento en el techo. Los chicos desde entonces desarrollaban su clases en la galería de otras aulas o bajo los árboles. Incluso existe una nota enviada por el director Adolfo Manuel López Villamayor, informando esta situación. En tanto que la cocina y la dirección fueron clausuradas en junio, porque también existía riesgo de derrumbe.

En la mañana de este jueves la supervisora educativa, Elena Morínigo, el supervisor pedagógico, Oscar Morínigo, la supervisora administrativa, Zunilda Portillo y el intendente de San Bernardino, Luis Aguilar, se reunieron para “analizar” la situación. Esto tras la orden del MEC de verificar las instituciones educativas, decisión que se tomó luego del derrumbe de parte de la galería de una escuela en Piribebuy, también en Cordillera donde ocho niños quedaron lesionados.

Consultado al respecto, el director Adolfo Manuel López Villamayor, quien no se encontraba en la institución en el momento del percance, trató de minimizar el hecho e indicó que el aula ya estaba clausurada, que hoy no ocurrió ningún derrumbe y que ya solicitaron la reparación. Sin embargo, padres de familias fueron los que denunciaron el hecho y retiraron a sus hijos ante el riesgo latente.

En tanto que el intendente Luis Aguilar también confirmó que tenía conocimiento de que la estructura edilicia de la escuela estaba afectada, pero que no cuenta con recursos económicos para realizar la reparación.

DESMENTIDO

Mientras los niños dan clases bajos los árboles en San Bernardino desde la Secretaría de Información y Comunicación (Sicom) y desde el Ministerio de Educación, en sus respectivas cuentas de Twitter, desmienten dicha información y tratan de minimizar la peligrosidad en la que unos 200 niños desde el jardín hasta el noveno grado dan clases en San Bernardino.

Ya en contacto con radio ABC Cardinal, Adolfo López, el director de la institución, negó que la avería se haya producido este jueves, asegurando que las fotografías tomadas por nuestra corresponsal corresponden al desplome del techo ocurrido en marzo. Esto pese a que el propio intendente también se refirió al incidente ocurrido hoy.

“A modo de aclaración, el derrumbe ya ocurrió en marzo, pocos días antes que inicien las clases. Es un invento que haya ocurrido hoy. Presenté la nota de pedido de reparación y el intendente dijo que no tenían recursos para reparar”.

Nuestra corresponsal, asegura que, en base a declaración de los propios colegas del docente, que él no está enterado de este nuevo caso porque no se encuentra en la ciudad, sino en Minga Guasú acompañando a su hijo en un torneo de Futsal. Los informantes aseguran que ni siquiera solicitó un permiso a la supervisión para ausentarse.

Esto fue desmentido en reiteradas ocasiones por López, quien aseguró encontrarse en la ciudad aunque admitió no haber ido aún hoy a la institución por un “problema de índole particular”. También comentó que a fines de julio ocurrió un incidente similar cuando se dio ” un desprendimiento de un tirante de hierro en la Dirección”. Prometió que se presentará en el transcurso de la tarde, aunque no especificó a qué horas.

 Fuente: Diario ABC Color Digital.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *